martes, 29 de enero de 2013

Firma francesa impulsora de la carretera hídrica negocia alianza con inversionistas chilenos

Via Marina -controlada por Vinci- se ha reunido con actores de los sectores minero, agrícola, sanitario y de la construcción para analizar conformación de consorcio.  

Marco Gutiérrez V. 
El proyecto Aquatacama, impulsado por Via Marina (firma controlada por la francesa Vinci) sigue tomando forma. Los gestores de esta iniciativa que pretende llevar, a través de tuberías submarinas, agua dulce desde las desembocaduras de ríos de la zona centro-sur hacia el norte del país -denominado también carretera hídrica-, se están reuniendo con inversionistas privados chilenos para sondear el interés de estos en participar en el grupo que eventualmente construya y opere esta mega obra.
El ingeniero francés representante de Via Marina, Félix Bogliolo, afirmó que es imprescindible que "se chilenice el proyecto. No puede estar sólo en manos de grupos extranjeros".
Aunque admitió que faltan estudios complementarios clave que debe impulsar el Ministerio de Obras Públicas (MOP) para definir el modelo de negocios y la licitación de este plan, afirmó que ya han sostenido conversaciones preliminares con "un gran número de privados chilenos que están interesados en participar de alguna forma en la realización de esta obra, en la financiación o eventual concesión".
Si bien optó por mantener en reserva el nombre de las empresas, Bogliolo señaló que se trata de actores de los rubros minero, agrícola, sanitario y de la construcción, que siguen de cerca la iniciativa tanto como potenciales usuarios o desarrolladores.
Afirmó que el interés del sector privado local es alto y recalcó que algunos le dan hasta un sentido "patriótico" a su posible participación.
La inversión de este proyecto se mueve en un amplio rango, de entre US$ 1.000 millones y US$ 15 mil millones. El valor varía dependiendo del lugar desde dónde se capte el agua y hasta dónde se traslade. Por ejemplo, el trayecto más largo y caro sería desde la desembocadura del río Biobío hasta Arica, mientras que otro más barato iría desde el Maule hasta unos 300 kilómetros al norte.
Bogliolo destacó que es fundamental que el MOP autorice los estudios complementarios este año, ya que de lo contrario se producirá un nuevo retraso del plan debido al cambio de gobierno, tal como ocurrió en el período anterior, luego de que el ex titular del MOP Sergio Bitar le diera su apoyo.
''Al proyecto lo miramos con mucho interés. Hay que realizar una serie de estudios para analizar las implicancias técnicas y económicas".
LORETO SILVA
MINISTRA DE OBRAS PÚBLICAS
''En el mejor de los escenarios podría licitarse en 2015 y tras dos años de construcción, suministraría agua en 2017 en un primer tramo".
FÉLIX BOGLIOLO
INGENIERO REPRESENTANTE DE VIA MARINA

FUENTE: http://diario.elmercurio.com/2013/01/29/economia_y_negocios/economia_y_negocios/noticias/7248b72d-fe97-4892-84f8-84622e2ad7ef.htm