miércoles, 28 de marzo de 2012

CAMPAMENTOS ESCOLARES ESTIMULAN A JÓVENES PARA QUE SEAN LOS CIENTIFICOS DEL FUTURO




Más de 1.600 estudiantes han participado de estos encuentros, donde se les motiva su vocación por la ciencia y la tecnología.  

Bernardita Álvarez 

Extraer el ADN de una fruta, lanzar un cohete en miniatura o simular un terremoto a pequeña escala, pero también bailar y hacer visitas a terreno, son algunas de las experiencias que más de 1.600 jóvenes de tercero medio de colegios municipales y particulares subvencionados han vivido durante las primeras versiones del Encuentro de Jóvenes con la Ciencia y Tecnología Chile VA!
Esta iniciativa es organizada por el programa Explora de Conicyt y el Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad (CNIC), con el objeto de motivar a los jóvenes con vocación por la ciencia y la tecnología.
"Esta es una apuesta. Si logramos que muchos jóvenes chilenos pasen por estos encuentros, vamos a tener más científicos y tecnólogos en el país, que es claramente uno de los objetivos que nos interesa lograr. Además, ellos saldrán de aquí más apropiados y conscientes de su futuro y con más redes de contacto", explica la secretaria ejecutiva de CNIC, Katherine Villarroel.
Entre enero y marzo de este año, unos 800 jóvenes de todo el país han participado en los cinco campamentos de Chile VA! que se han desarrollado en la hacienda de Picarquín, Región de O'Higgins.
Allí permanecen durante seis días en forma gratuita. En las jornadas participan de charlas testimoniales que dictan destacados científicos, como Jorge Allende, doctor en Bioquímica y Premio Nacional de Ciencias Naturales; el doctor en Botánica Juan Armesto, experto en biodiversidad de los bosques, y Leonardo Basso, doctor en Economía y Política de Transporte.
Además, los asistentes hacen visitas al cerro Calán, donde han podido utilizar telescopios, y experimentan en robótica y microscopía.
"La idea es que los jóvenes sientan que en la ciencia y tecnología hay posibilidades para ellos, pero no desde que entiendan estos temas, sino que se motiven, y además tengan la posibilidad de que a futuro contribuyan con el país, porque efectivamente requerimos de más científicos y tecnólogos para desarrollarnos", explica Katherine Villarroel.
También diversión
Pero no sólo de ciencia se tratan estos encuentros. Igualmente, hay competencias entre alianzas, asados y baile.
Una vez finalizada la jornada, los estudiantes tienen tiempo de escribir en bitácoras, que suben en blogs a internet, su experiencia particular que tuvieron en estos encuentros.
"Yo llegué al campamento pensando que iba a ser sólo clases de ciencia y tecnología, pero trabajamos en relaciones interpersonales, la relación con uno mismo, la confianza y el trabajo en equipo, que son cosas importantes para el día a día y en cómo me voy a desarrollar como profesional", cuenta Maximiliano Arancibia (18).
Este joven participó en el piloto de Chile VA! el año pasado, para el cual viajó desde La Serena hasta el Instituto Nacional Barros Arana en la capital, donde se efectuó este primer encuentro.
 Los primeros resultados
De acuerdo con el seguimiento académico que realizó el CNIC a los cien estudiantes que participaron en la primera jornada de Chile VA!, el 81% entró a la educación superior y de ellos el 20% escogió carreras científicas.
Maximiliano Arancibia fue uno de los que entraron a la universidad. Este año se matriculó en Bachillerato en Ciencias de la Salud de la Universidad Católica del Norte.
Las postulaciones para participar de este programa están abiertas en la página web www.chileva.cl