viernes, 26 de abril de 2013

Vecinos denuncian atropello de Barrick Gold por grave contaminación de aguas


Pascua_lamaLos vecinos de la comunidad de Las Breas, en la comuna de Alto del Carmen, región de Atacama, descubrieron un derrame de excremento en las aguas del río que colinda con el proyecto minero Pascua Lama. Esto no es un hecho aislado, ya se han registrado varios accidentes de este tipo ante una fuerte inactividad por parte de las autoridades.
Un grupo de habitantes de Las Breas, comunidad que no cuenta con agua potable, acudió este fin de semana a bañarse a las aguas del río del Carmen, momento en que descubrieron que las aguas habían sido contaminadas con excrementos humanos de los baños químicos del proyecto binacional minero Pascua Lama.

Los ciudadanos reaccionaron y el domingo se tomaron la carretera e impidieron el paso de vehículos hacia el proyecto de la minera Barrick Gold y al pueblo de San Félix, con lo que acudió Carabineros y se llevaron detenidos a dos de los diez manifestantes.

Uno de ellos fue Mario Villablanca, el presidente de la Junta de Vecinos la Breas, para quien este derrame pasa mucho más allá de un simple accidente. “la situación es tremendamente mala, más allá de una falta, es una acción criminal en contra la comunidad, que atenta derechos civiles y derechos humanos. No podemos contar con agua con desechos humanos. Barrick se desliga del tema y apunta a empresas contratistas, pero no es primera vez que pasa”, apuntó.

Efectivamente, en Chollai hace más de seis años que los vecinos están diciendo que sus aguas están contaminadas con fecas que provienen de los campamentos de las minas. Y no se trata sólo de desechos humanos, según expresó Sergio Campusano, presidente de la comunidad diaguita de los Huascoaltinos, quien denunció que “los derrames son una cosa repetitiva, este no es el primero, van 20 o 30 casos. Camionetas que se vuelcan, videos con mal tratamiento de basura, la fiscalización en la III Región es nula o mínima”.

Otro caso histórico fue el del campamento El Colorado, donde colapsó una planta de tratamiento de aguas servidas, ubicada a metros del río, lo que no se dio a conocer y los vecinos estuvieron varios meses consumiendo aguas contaminadas.

Las autoridades tomaron cartas en el asunto, fiscalizaron y finalmente comprobaron los hechos, razón por la que le dieron a la empresa una multa de 700 mil pesos, sin salidas criminales. Esto cada vez indigna más a las comunidades colindantes, las que no reaccionan con más fuerza por el poder de la Trasnacional, tal como señaló el director del consejo de Defensa del Valle del Huasco, Mauricio Ríos.

El dirigente señaló que “si nosotros hacemos algo, nos toman presos, gente que pelea por sus derechos. Las autoridades redundan en lo mismo, apoyan el proyecto y esconderán cualquier información o impedirán seguimiento para que siga su curso. Los medios masivos permiten y avalan, y así sigue el asunto”.

En este caso, los ciudadanos ya conversaron con la municipalidad y exigieron también un pronunciamiento del Intendente y el Gobernador los que, según expresó el ecologista “brillan por su ausencia”, ya que no se atreven a enfrentarse a los intereses de “los intocables”.

Por su parte, la trasnacional afirmó que el derrame fue responsabilidad de una empresa contratista, pero indicó que se haría cargo de la limpieza de la zona afectada. Sin embargo, los vecinos no están conformes y no creen en las promesas de la Barrick, por lo que anunciaron que presentarán una demanda con el fin de perseguir responsabilidades judiciales.