viernes, 26 de abril de 2013

Comunidad mapuche apuesta por el uso eficiente de energía


A través de un sistema de aprovechamiento de sus propios desechos, los vecinos de la comunidad mapuche “Domingo Canío II” generan su propia energía calórica, mejorando su calidad de vida y disminuyendo la utilización de fuentes contaminantes.

El municipio de Vilcún, a través de Prodesal (Programa de Desarrollo Local), asesoró durante el 2012 a la comunidad mapuche “Domingo Canío II”, ubicada en el sector Tres Esquinas, a doce kilómetros de la ciudad de Vilcún, para implementar un innovador proyecto en cuanto al aprovechamiento de la energía.  La iniciativa impulsada por el organismo gubernamental, consiste en la obtención de biogás a través de la reutilización de desechos. “El biogás es un gas combustible que se genera en dispositivos específicos, como las fosas sépticas, mediante las reacciones de biodegradación de materia orgánica, en este caso animal y humana, gracias a la ausencia de oxígeno y la acción de microorganismos. Los resultados que se obtienen son principalmente gas Metano y dióxido de Carbono, acompañados de otros gases en menor proporción”, señaló en entrevista exclusiva a Noticia Cordillerana Macarena Fonseca, Coordinadora del Programa Prodesal Vilcún.  En cuanto a los implementos físicos, se consta de tres contenedores, dentro de los cuales se encuentra la fosa séptica y dos depósitos, negro y blanco, donde en el primero se encuentra el gas Metano mezclado con los otros compuestos para luego fluir al segundo de forma pura, gracias a la acción del sol.  Las familias se muestran satisfechas con dicha innovación que el Municipio de Vilcún llevó hasta las puertas de su hogar como incentivo a ahorro energético, puesto que hoy pueden hacer uso de este combustible tanto para la cocción de alimentos y agua, como para poder disfrutar de un merecido baño caliente tras un arduo día de trabajo, sin tener que hacer un uso o abuso de otros combustibles como el gas licuado y la leña.  Si bien la biodegradación de los desechos orgánicos solo es posible en un día soleado, los usuarios no suspenden el uso provechoso cuando existe una acumulación en las fosas sépticas en tiempo de invierno. Así lo aclaró a nuestro medio Javier Catribil, un padre de familia asentado en la comunidad “Domingo Canio II”: “Esto no solo nos sirve para poder calentar agua para el mate, o para cocinar y bañarnos con agua calentita, sino que también cuando pasan muchos días sin sol, y está nublado o con lluvia, los desechos que se acumulan, luego los podemos utilizar para el abono en la huerta y el invernadero, aprovechando de todas maneras las opciones de uso que nos entrega”, comentó.  Más allá de los beneficios que este sistema ha traído a su hogar, ha suscitado además el entusiasmo por parte de turistas venidos desde muy lejos, que se han detenido a conocer cómo obtiene energía la casa de Catribil:  “Viene mucha gente de todas partes a conocer cómo funciona nuestro proyecto, sobre todo en verano.  Toman fotos y parecen sorprendidos con lo que logramos”, agregó el comunero.