miércoles, 11 de abril de 2012

PLANTA DE PELEQUÉN ENFRENTA NUEVE CARGOS AMBIENTALES



Presidente de la empresa desestima las acusaciones y defiende la contratación del ex director de Conama de O'Higgins.  

S. Sottorff y P. Gutiérrez 
"Ya nos olvidamos de la calidad de vida. Desde que se instaló esa planta, todo cambió para peor. La hediondez no nos deja dormir", dice Viviana Tapia, mientras barre los restos un neumático quemado que fue parte de las barricadas de protesta del domingo, en contra de la empresa Colhue, en Pelequén.
La mayoría de las casas tiene una bandera negra y se mantiene con las ventanas cerradas, por la gran cantidad de moscas.
Durante los últimos días, los vecinos de Pelequén viven un conflicto con Colhue, que desde el 2009 tiene una planta de tratamiento de residuos orgánicos a menos de dos kilómetros del centro de la localidad.
La compañía presentó, el pasado 23 de marzo, una reclamación de sanciones ante el Juzgado de Letras de Rengo en contra de los nueve cargos que aprobó la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de O'Higgins el pasado 31 de enero y que dio lugar a una multa de 350 UTM ($13.849.500).
El proceso sancionatorio comenzó el 21 de marzo de 2011, ante la Comisión de Evaluación Ambiental. Entre los cargos se cuentan la no humectación de caminos para evitar el polvo, salida de líquidos lixiviados y la presencia de zanjas antiguas con larvas de moscas.
El seremi de Medio Ambiente de la Región de O'Higgins, Juan Prieto, informó que además de esta fiscalización, hubo otra a mediados de 2011 que multó a la empresa con $20 millones. Además, hubo una denuncia a la PDI por daño ambiental en septiembre, pero los peritajes no hallaron contaminantes por sobre la norma.
Para este viernes se convocó a una sesión extraordinaria de la Comisión de Evaluación Ambiental para analizar cómo se autorizó el funcionamiento de la cuestionada planta.
Prieto explica que dicho permiso tiene "errores gruesos", como el emplazamiento. La Resolución de Calificación Ambiental, con la cual se aprobó el proyecto, indica que la planta debe estar a 4 km del pueblo, pero el seremi dice que está a sólo unos 800 metros.
"Solidarizo con ellos. La gente dice que tiene malos olores y moscas. Bueno, habrá que hacerse cargo de eso. Pero este es un proyecto que tenemos totalmente controlado y creo que debemos muestrear los canales, porque pueden ser otras empresas", afirma Germán Pardo, presidente de Colhue, mientras recorre una de las 22 zanjas que reciben residuos orgánicos de la agroindustria.
La empresa ha sido cuestionada por contratar a Héctor González, ex director de la Conama regional, que aprobó el funcionamiento del recinto.
"Él está incorporado en este proyecto hace aproximadamente un año. Su misión es revisar la resolución de calificación ambiental y comprobar los niveles de cumplimiento y sus mejoras. Quien mejor conoce este tema es justamente él, que trabaja a honorarios y viene unas cuatro o cinco horas a la semana. Tomé la decisión de que él trabaje en este tema porque estoy convencido de que eso es lo mejor para el proyecto", sentencia Pardo.
EXPECTACIÓN
Este viernes habrá una reunión extraordinaria de la Comisión de Evaluación Ambiental.