lunes, 19 de marzo de 2012

GOBIERNO PREVÉ QUE PRIMERA CENTRAL DE HIDRIAYSÉN OPERARÍA RECIÉN A FINES DE 2020

La autoridad estima que la segunda central del proyecto de Endesa y Colbún entraría al sistema en marzo de 2022, mientras que la tercera unidad lo haría en diciembre del mismo año.  


Recién para octubre del 2020 entraría en operaciones la primera central de HidroAysén, Baker 1 (660 MW), de acuerdo con las estimaciones del Gobierno.
Según el primer estudio preliminar de precios de nudo que la Comisión Nacional de Energía (CNE) envió a las compañías eléctricas este año, el megaproyecto hidroeléctrico de Endesa y Colbún sufriría un retraso de dos meses en relación con la última estimación que realizó la autoridad en octubre de 2011.
En su planificación de obras para los próximos diez años, la CNE también señala que el ingreso al Sistema Interconectado Central (SIC) de la segunda unidad del complejo, Pascua 2.2 (500 MW), lo haría recién en marzo de 2022, fecha que implica un desfase de tres meses en relación con el reporte de octubre de 2011.
Además, en el informe nuevamente aparece la tercera central de HidroAysén, Pascua 2.1 (770 MW) con fecha de entrada en diciembre de 2022. En el documento de octubre, dicha unidad no estaba contemplada dentro de los proyectos que ingresarán al SIC.
La información contrasta con la que la empresa entregó en el EIA a la Corema de la XI Región en agosto de 2008, cuando presentó el proyecto. En ese minuto, planteó que la puesta en marcha de la central Baker 1 sería en 2014, de Pascua 2.2 en 2015, y de Pascua 2.1 en 2017.
Otro de los proyectos que exhiben una modificación en sus fechas de entrada en operación es Alto Maipo de AES Gener.
La CNE prevé que la primera unidad del complejo hidroeléctrico de 531 MW ingresaría al sistema en mayo del 2016, versus el reporte anterior que lo proyectaba para enero del mismo año.
El documento también hace correcciones a las demandas de energía proyectadas para la próxima década en el SIC.
Si en el análisis publicado en octubre de 2011 se señalaba que entre clientes libres y regulados, el crecimiento del consumo eléctrico sería de 5,5% en el año 2012, 6,7% en 2013, y 6,5% en 2014; en el informe preliminar se modifican esos porcentajes anuales a 6,5%, 6,2% y 6%, respectivamente.
En cuanto a los precios de los combustibles de la matriz energética, la autoridad estima que el carbón oscilará entre los US$ 90 y US$ 108 por tonelada los próximos diez años.
Por su parte, el diésel no bajaría de los US$ 100 por barril hasta el 2022, lo que contrasta con el informe anterior donde el promedio se estimaba en US$ 81 por barril entre 2011 y 2021.
Finalmente, el GNL registraría una fuerte baja en 2013, pasando de US$ 17,1 a US$ 7,51 por millón de BTU.
Miguel Concha M.