lunes, 26 de marzo de 2012

EL AGUA PODRÍA CONVERTIRSE EN CAUSA DE GUERRA EN EL FUTURO




Washington La escasez del recurso, sumado a la tensión social, podría causar conflictos entre naciones.  

MATTHEW LEE WASHINGTON (AP) 
La sequía, las inundaciones y la escasez de agua fresca podrían causar inestabilidad mundial y conflictos significativos en las próximas décadas, a medida que los países desarrollados intenten satisfacer la demanda de sus poblaciones crecientes, mientras lidian con los efectos del cambio climático, advirtió ayer el informe de agencias de inteligencia estadounidenses.
La evaluación asegura que el riesgo de que los conflictos por el agua causen guerras en los próximos diez años es mínimo, aunque sí provocarán tensiones entre los países y amenazarán los mercados alimentarios; no obstante, dice que después del 2022 aumentarán las posibilidades del uso del agua como un arma de guerra o herramienta de terrorismo, particularmente en el sur de Asia, en Medio Oriente y el norte de África.
El informe se basa en un Cálculo Nacional de Inteligencia sobre seguridad del agua, que fue solicitado por la secretaria de Estado Hillary Clinton y que sostiene que las inundaciones, la escasez y poca calidad del agua, combinadas con la pobreza, serán elementos que "probablemente aumentarán el riesgo de inestabilidad y fracasos estatales, exacerbarán las tensiones regionales y distraerán a las naciones de cooperar con Estados Unidos en importantes objetivos políticos". El informe fue difundido ayer en un acto del Departamento de Estado en conmemoración del Día Mundial del Agua.
Clinton, quien anunció una nueva Sociedad del Agua que se propone compartir la experiencia estadounidense en el manejo del agua con el resto del mundo, advirtió que "estas amenazas son reales y plantean serias preocupaciones de seguridad".
El informe observa que muchos países en el pasado trataron de resolver los problemas del agua a través de negociaciones, pero agregó que eso podría cambiar a medida que aumente la escasez.
"Consideramos que a medida que se agudice la escasez de agua en los próximos 10 años, el agua en cuencas compartidas se usará cada vez más como factor de influencia; el uso del agua como arma o para promover objetivos terroristas también será más probable más allá de los diez años", afirmó Clinton.
Según datos de la ONU, el 11 % de la población mundial (783 millones de personas) carece de acceso a agua potable. El 40% de ellos pertenecen a África.