miércoles, 9 de enero de 2013

Sector minero sube la eficiencia en el uso del agua



El ministro Hernán de Solminihac presenta, en exclusiva para "El Mercurio", el informe de Consumo de Agua en la Minería del Cobre 2012.
Mario Riveros M. "Mientras el tema del agua tenga solución privada, esa será la solución que tenga", dice el ministro de Minería, Hernán de Solminihac, al presentar, en exclusiva para "El Mercurio" las principales conclusiones del tercer estudio sobre el consumo de agua en la minería del cobre, que prepara Cochilco.

Este año, la gran novedad del informe que comenzó a realizarse en 2009 como una de las iniciativas de la "Mesa del Agua", está en la incorporación de un ítem que analiza el uso de agua desalada en la minería y contabiliza los proyectos en carpeta.

Hoy, dice el informe, ya hay cinco centros que usan directamente agua de mar en sus procesos, todos en la Región de Antofagasta: Esperanza, Michilla, la Planta Lipeses, Mantos de Lima y Las Luces.

Ante las dificultades hídricas del norte, la industria minera seguirá por ese camino, pues el estudio estima que las inversiones en plantas desalinizadoras asociadas a la minería alcanzarán US$ 3.900 millones en los próximos años, todas de iniciativa 100% privada.

Esta cartera de inversión se ha mantenido sin cambios en el año, pero el secretario de Estado cree que no es necesario un impulso adicional a esta vía de obtención de agua por el sector: "Obviamente como gobierno lo que hacemos es impulsar la inversión y vemos cuáles son los mecanismos por los cuales ellos deben tomar y que sean más eficientes en cada caso (...) pero como el agua es un insumo importante para la minería, son ellos (los privados) lo que tienen que buscar cuál es la mejor alternativa, y nosotros abrimos distintas alternativas para que ellos la puedan usar, pero la decisión es de cada empresa", dice De Solminihac.

Bajo consumo a pesar de caída en la ley

Pero la gran noticia para el sector es que el uso de agua en la minería del cobre cayó levemente en relación con el año anterior (cerca de un 1%, alcanzando un promedio ponderado de 12,6 m {+3} /seg), a pesar de la baja que en el mismo período se ha visto en las leyes del mineral: cuando el mineral tiene leyes menores, debe extraerse más, para lograr mejores leyes, por lo que, en teoría, el uso de agua debería subir de manera proporcional.

Entre 2009 y 2011, el mineral tratado para la obtención de cobre subió en 2,3%, a 913 millones de toneladas.

Esta caída en el uso del agua en el proceso muestra que "se están logrando beneficios importantes en cuanto a las eficiencias y mejoras de procesos mineros. Podemos ver que las empresas están tomando medidas de reciclaje, uso de membranas, de relaves espesados, de modo de lograr cada vez más eficiencia en el uso del agua. Y es importante complementar para nuevos proyectos fuentes alternativas", dice De Solminihac.

Entre 2010 y 2011 subió con fuerza la reutilización del agua en las plantas concentradoras, llegando a 66% en promedio y a 80% en Tarapacá. La producción de concentrados demanda el 71% del agua fresca usada en la minería del cobre.

En el informe también se destaca que las mayores extracciones de agua fresca (la que es indispensable para algunos procesos de la minería del cobre) se realizan en la Región de Antofagasta (42%), superando por lejos a Atacama (13%) y Tarapacá (10%).

FUENTE: http://diario.elmercurio.com/detalle/index.asp?id={523fa6b3-7f84-445b-80ac-50027dc72e4e}