lunes, 28 de enero de 2013

Francisco Grau: "Cortar el agua no es fácil y darla tampoco"


Un día de aquellos vivió el pasado martes el subgerente de redes de Aguas Andinas, cuando más de 20 comunas de Santiago se quedaron sin agua.

Francisco Grau tiene 62 años y hace 27 que trabaja en Aguas Andinas. Como subgerente de redes fue una de las personas que gestionó de cerca la crisis del corte de agua, cuando 21 comunas estuvieron sin suministro durante casi 24 horas. Desde el centro de operaciones de la empresa -una sala con estilo futurístico y pantallas gigantes desde donde se controla la distribución de agua de todo Santiago-, Grau fue parte del comité de crisis que estuvo atento a todo el proceso. Y pese a la tensión, hay cosas positivas: "siempre se puede mejorar para la próxima".
-¿Es estresante su trabajo?
"Nosotros operamos la red desde el centro de control, ya sea en situaciones normales o en situaciones de emergencia. Aquí hay un equipo que opera durante las 24 horas del día. En situaciones de crisis se refuerza la operación y se complementan los equipos de trabajo".
-¿Ha vivido muchas crisis?
"Una o dos veces al año ocurren crisis importantes que tienen que ver con fenómenos naturales. Cuando llueve el agua se enturbia y cuando hace mucho calor también y esto dificulta el tratamiento de agua potable. Cuando pasa, las plantas tienen que cerrarse por un tiempo".
-¿Cómo fue el ambiente el martes pasado?
"Ese día la comida fue sándwich con bebida. Es un permanente trabajar. Se duerme menos. El primer día estuve acá hasta las tres de la mañana, pero volví a las seis de la mañana. Cuesta dormir, es muy tensionante. De aquí se dirigió el corte de agua que afectó a 600 mil personas. Eso es muy fuerte".
-¿Qué le dicen las personas cuando saben que usted trabaja en Aguas Andinas?
"A uno le cuesta entender que estamos haciendo bien las cosas, mientras todo Santiago se queda sin agua. Es fuerte porque la gente se siente afectada. Y tienen razón. Cortar el agua no es fácil y darla tampoco. Hay una parte de incomprensión".
-¿Cómo reaccionó su familia ese día? ¿Se quedaron sin agua?
"Yo llevo muchos años trabajando en esto. Saben que cuando llueve mucho o hace mucho calor se va complicar el servicio de agua potable y que voy a llegar más tarde, levantarme más temprano y estar un poco más tenso. Se sufre un poco porque ellos ven la televisión, hay bastante reclamo y a la gente le duele lo que está ocurriendo. Pero ellos saben que estoy trabajando para que eso no pase".
-¿Algo positivo de las crisis?
"En cada crisis se mejora un manual. En la última crisis grande, en 2008, sacamos las pautas para operar en ésta. Las emergencias permiten mejorar para la próxima situación".
-¿En estos años ha cambiado su manera de ocupar el agua?
"Para la mayoría de la gente el agua es como el aire. Es como mágica y cuesta darle el verdadero valor. Cuando ocurren estas crisis, la gente se da cuenta del valor que tiene el agua y de lo importante que es. Trabajando acá, aprendí que detrás de una llave hay un proceso complejo".
"Para la mayoría de la gente el agua es como el aire. Es como mágica y cuesta darle el verdadero valor. Cuando ocurren estas crisis la gente se da cuenta del valor que tiene el agua".

FUENTE: http://diario.elmercurio.com/2013/01/26/economia_y_negocios/economia_y_negocios/noticias/ba584c04-fec7-4fa5-8792-3ce49457116f.htm