lunes, 21 de enero de 2013

¿Cómo no gastar agua de más en verano?

Realizar mantenciones periódicas de los equipos; regar a horas apropiadas o tener un jardín con especies que consumen poca agua son algunas de las medidas para evitar un alto gasto por este concepto.  

<b>CLAVE.-</b> La participación de todos los actores del condominio es clave para el éxito.
FELIPE ÁLAMOS U. 
En verano todo el mundo se relaja. Pero a veces los costos se pagan después.
Según explica Jorge Cares González, ingeniero en Ambiente y profesor de la Escuela de Servicios Caleu, en los condominios se aplican importantes recursos en espacios comunes como jardines y el uso de la piscina.
"Por ejemplo, hay que pensar que en promedio un metro cuadrado de césped requiere de 10 litros de agua".
Y también la piscina debe ser una fuente de preocupaciones. "Ella también hace que aumente el consumo de agua en los edificios, especialmente por las renovaciones que deben realizarse por efecto del mayor uso que se está efectuando (cerca de un 10% diario).
Por todo ello, indica, es fundamental tomar algunas medidas.
Señala que en el caso del riego del jardín, algunos de los errores más frecuentes es realizarlo en horas de alta temperatura; utilizar sistemas manuales sin vigilancia, generando exceso de agua en los jardines -lo cual se nota al mirar las pozas de agua que quedan en las veredas o pavimento que rodea a los jardines- y regar más de una vez en el día. "Y en las piscinas, no realizar mantenciones adecuadas al sistema hidráulico de la pileta".
Mantención clave
Indica el experto que es fundamental realizar una mantención adecuada a todos los equipos de la piscina y los jardines, como llaves de paso, filtros, mangueras.
También, dice, "regar en la noche o muy de mañana; utilizar riego centralizado con controles automáticos para el horario y el volumen de agua que se requerirá, porque lo ideal es humedecer y no inundar. También, evaluar especies alternativas que consuman poca agua para reemplazar el césped y otras especies del jardín".
Con respecto a este último punto, señala, existe un concepto que se llama xerojardinería, que consiste en diseñar un jardín con plantas que requieran un bajo consumo de agua. "Para ello existe una infinidad de especies y diseños muy atractivos", afirma.
Otros aspectos fundamentales a considerar, señala, es crear conciencia en la comunidad y sus empleados.
"Por este motivo se debe invertir en la capacitación de los mayordomos y conserjes, ya que son las personas que realizan la función operativa, abren y cierran las llaves al regar los jardines. Por lo tanto, de ellos depende la cantidad de agua que se aplicará. Sin embargo, también es muy importante que el administrador esté incluido en esta capacitación, pues como representante legal debe asesorar al comité de administración para tomar las decisiones financieras y es quien debe velar por una gestión adecuada de la comunidad dando las indicaciones apropiada al personal a su cargo."
En definitiva, señala el experto, las comunidades con una operación eficiente de sus equipos e instalaciones podrían generar ahorros importantes en el consumo de agua, electricidad y combustible para calefacción y agua caliente potable o sanitaria. "Sin embargo, muchas veces por ahorros mal entendido no realizan las inversiones necesarias para mantener su equipamiento provocando que la vida útil se reduzca lo que en el tiempo significa mayores gastos de reparación o cambio de dispositivos y de paso crear condiciones de inseguridad para el personal y los usuarios".
Indica que la mayoría de las comunidades no tiene conocimiento exacto de su situación, al no querer invertir en inspecciones o chequeos para conocer realmente en qué condiciones se encuentra, tanto técnica como legal. Y junto a lo anterior, las comunidades no invierten en capacitación de su personal, lo que genera, que por desconocimiento, se operen los equipos inadecuadamente consumiendo gas y electricidad en exceso y perdiendo la oportunidad que estas personas aporten ideas para mejorar la operación con acciones muy sencillas".
CAMBIO DE PARADIGMA
Señala Jorge Cares que el uso de especies autóctonas ayuda al ahorro de agua, ya que de modo natural son consumidoras eficientes en agua.
Por ello, dice, sería interesante privilegiarlas en vez de generar, por ejemplo, grandes extensiones de pasto.

FUENTE: http://diario.elmercurio.com/2013/01/20/propiedades/propiedades/noticias/cffc241c-bef6-46d7-a677-cee9d23d545f.htm