miércoles, 25 de abril de 2012

LA ENERGÍA SOLAR SE PUEDE TRANSFORMAR EN UNA DE LAS MÁS COMPETITIVAS EN CHILE

Debido a las economías de escala y avances tecnológicos, el costo de la energía solar ha venido cayendo, y lo seguirá haciendo. Ello, sumado a la radiación más alta del mundo que posee Chile, hace pensar a los expertos que la energía solar podría ser una de las más competitivas en nuestro país.


La industria de la energía solar está dando sus primeros pasos en nuestro país. Ha ido avanzando poco a poco como una alternativa limpia, eficiente y atractiva.
Dentro de ella podemos encontrar la energía solar para aplicaciones térmicas y para la generación de electricidad. La primera, se acota mayormente al calentamiento de agua sanitaria, y se encuentra en una etapa más avanzada, ya que gracias a la rápida recuperación de la inversión y la existencia de un subsidio, se ha producido un importante aumento en la capacidad instalada en las nuevas construcciones habitacionales: casas y edificios.
Así lo asegura Cristián Sjögren, gerente general de Solar Chile, quien explica que, por otro lado, la energía solar para la generación eléctrica fotovoltaica (PV) o de concentración solar (CSP), está en una etapa más temprana, pero no por eso menos prometedora. "Esperamos ver dentro de los próximos años materializarse los primeros proyectos de gran escala que aportarán energía limpia a los sistemas interconectados (SIC y SING). En Solar Chile estamos enfocados al desarrollo de plantas solares de gran escala que proveerán de energía competitiva, segura y limpia a nuestra matriz".


Alta eficiencia
En término de costos, explica que la energía solar fotovoltaica (PV) a gran escala hoy es una alternativa competitiva, de bajo impacto ambiental (no necesita de agua para funcionar), de rápido desarrollo (construcción entre 6 a 12 meses) y que no requiere de mayores inversiones asociadas a infraestructura de transmisión, ya que se puede construir cerca del consumo. Por otra parte, existe una amplia diversidad de tecnologías solares disponibles en el mercado, cada una con sus propias fortalezas y debilidades.

"Cuando hablamos de centrales de gran escala, dentro de las variables más importantes para determinar la mejor tecnología a utilizar, además del costo, obviamente, está el respaldo y la experiencia del proveedor de dicha tecnología", señala Cristián Sjögren.
Añade que esto es muy relevante, ya que la ejecución  del proyecto depende de las capacidades técnicas en conjunto con las capacidades de asegurar el financiamiento del proyecto.
El mercado crediticio requiere seguridad en la producción de energía -que es la fuente de los ingresos- por ello, realiza un análisis del proveedor de la tecnología y su capacidad para garantizar la eficiencia de los paneles solares durante los 25 años de vida del proyecto. 
La solvencia del fabricante es esencial para hacer bancable el proyecto y aportar con las garantías de producción.


En el lugar adecuado
Considerando las tecnologías disponibles y beneficios generales de la energía solar, hay que tener en cuenta que, de acuerdo al mapa solar, Chile -especialmente el desierto de Atacama- es el lugar con mayor insolación del planeta.
Gracias a sus condiciones únicas, clima más seco del mundo, altura y temperaturas moderadas, permiten obtener los mayores rendimientos de los paneles solares.
"A modo de ejemplo, en Chile se puede obtener el doble de la producción de energía que en Alemania (país con la mayor capacidad solar instalada en el mundo) y 45% más que en el sur de España", comenta Sjögren. Además, señala el ejecutivo, tenemos la ventaja de que la demanda (industria minera) está en el lugar donde se encuentra el recurso solar (desierto), lo cual reduce la inversión asociada a la transmisión.
"Por otro lado, nuestro costo de energía es uno de los más altos del mundo, por lo que la brecha entre el costo de la solar y la red es bastante más estrecho. Tomando en cuenta todos estos puntos, podemos afirmar que Chile cuenta con todas las condiciones necesarias para ser uno de los primeros países en el mundo en el cual la energía solar sea competitiva sin subsidios".
De esta forma, Chile tiene una ventaja competitiva: la radiación solar más alta del planeta. Y gracias a ello, siempre será el lugar en donde la energía solar va a tener el costo más bajo.
"Producto de las economías de escala y avances tecnológicos, el costo de la energía solar ha venido cayendo de forma dramática, y lo va a seguir haciendo. En el 2011 el costo promedio de los paneles solares cayó en 40%. Esto permite pensar que la energía solar se transformará en una de las fuentes de energía más competitivas en Chile. Y en el norte, tenemos suficiente superficie como para suministrar energía para todo el país, y eventualmente exportar a nuestros vecinos", destaca el gerente general de Solar Chile.
Sentencia que si como país nos ponemos las pilas y apoyamos el desarrollo de la energía solar, podremos aspirar a desarrollar a futuro una nueva industria nacional, integrada verticalmente por medio del desarrollo de un ecosistema local de empresas de productos y servicios que darán sustento al desarrollo competitivo de grandes proyectos.

"Estamos trabajando con nuestros socios de Fundación Chile y First Solar, el mayor operador de plantas solares fotovoltaicas, en transformar la energía solar en una fuente que sea competitiva y confiable.

Nuestro sueño apunta a transformar a Chile en un referente mundial en energía solar tal cual como Dinamarca lo es en energía eólica, e Islandia en geotermia. Creemos que tenemos todas las condiciones para desarrollar una nueva industria en el país, y en esto Fundación Chile tiene mucha experiencia que aportar", subraya Sjögren.


Derribando mitos
Cristián Sjögren, gerente general de Solar Chile, señala que el mito de que la energía solar es cara ya quedó atrás. "En Chile se puede producir energía solar a costos menores a los 130 $/MWh, lo que es competitivo si lo comparamos con los precios promedio de los contratos (PMM) en el norte, que en los últimos años han fluctuado entre 120-140 $MWh. Además el precio de la energía es estable a lo largo del tiempo, lo cual genera beneficios adicionales gracias a que elimina la volatilidad asociada a los costos de los combustibles y la hidrología".