viernes, 13 de abril de 2012

INDUSTRIA APUESTA POR UN TITULAR DE ENERGÍA CON PODER NEGOCIADOR UNA RÁPIDA ADAPTACIÓN AL SECTOR



Gremios esperan que el nuevo ministro pueda llevar adelante su agenda en el Congreso y defienda las ideas con conocimiento.  

MIGUEL CONCHA M. La industria eléctrica se encuentra a la espera del nuevo ministro de Energía que nombrará el Presidente Sebastián Piñera en los próximos días.

Previo a eso, ejecutivos, gremios y expertos dieron cuenta de las cualidades que debe tener el próximo titular de la cartera eléctrica para llevar con éxito las difíciles tareas que tiene por delante el sector en materia de transmisión y generación.

Rodrigo Castillo, director ejecutivo de Empresas Eléctricas, ve como importante una conjugación entre aspectos técnicos y políticos. El líder gremial agrega la importancia de que el nuevo ministro tenga habilidad para socializar con los actores y pueda resolver conflictos en un sector donde son materia de cada día.

René Muga, gerente general de la Asociación de Empresas Generadoras, concuerda con Castillo y resalta la necesidad de que en materia técnica sea una persona que se pueda subir rápidamente a los temas que están copando la agenda del sector.

Francisco Aguirre, director ejecutivo de Electroconsultores, destaca la importancia de que el nuevo secretario de Estado tenga un buen poder negociador, alta independencia de las empresas de la industria eléctrica y sepa llevar adelante materias complejas como, por ejemplo, una nueva discusión sobre la energía nuclear en Chile.

Juan Antonio Valdés, gerente general de Pacific Hydro, agrega la importancia de que tenga una visión de largo plazo para avanzar en la política energética del Gobierno.

 El perfil que debería tener próximo ministro, según el sectorTener un capital político para poder sacar adelante la difícil agenda legislativa que se trazó el Ministerio de Energía, en el marco de la estrategia de desarrollo eléctrico al 2020.

Demostrar capacidades técnicas para subirse lo más rápido posible a los temas de contingencia que copan la agenda de un ministerio lleno de urgencias.

Tener la habilidad negociadora para alcanzar acuerdos con parlamentarios, personeros de Gobierno y la industria eléctrica para avanzar en materias complejas, como la entrada de una mayor proporción al sistema de Energías Renovables No Convencionales (ERNC).

El nuevo ministro deberá alcanzar un alto grado de independencia para impulsar proyectos como el impuesto a las emisiones de CO {-2} , un mayor desarrollo a la hidroelectricidad y poner nuevamente en la agenda debates como el de la energía nuclear.

Debe lograr alcanzar una mirada de largo plazo en materia eléctrica, que permita impulsar una política energética que vaya más allá de un período de Gobierno. A esto último se le agrega la disposición a arriesgar su capital político en materias tan complejas como las sucedidas en Magallanes y Aysén.

El titular del sector debe ser una persona que logre acercarse a las comunidades sociales que muchas veces muestran resistencia de los proyectos eléctricos. Es primordial que sea una facilitador del diálogo entre la sociedad y las empresas.