martes, 27 de marzo de 2012

DUEÑO DE TERMAS DE JAHUEL EXPANDIRÁ NEGOCIO DE AGUAS A CENTROAMÉRICA Y ÁFRICA


A fines de año se iniciarían los primeros envíos del producto envasado que ya cuenta, indican en la empresa, con el 1% del mercado local.  

Una participación de mercado cercana al 4% a nivel nacional busca alcanzar en el negocio de las aguas minerales el empresario Joaquín Barros Fontaine con su Embotelladora Jahuel, empresa que reinició sus operaciones en 2008 y que lleva el mismo nombre del hotel ubicado en el valle del Aconcagua, que reabrió sus puertas tres años antes, tras un profundo proceso de remodelación y restauración.
Barros, también director de empresas del grupo Claro y accionista de firmas como Tanax, el laboratorio Instituto Sanitas y algunas sociedades agrícolas, ha puesto especial dedicación a este negocio, que por más de 60 años ha estado en manos de su familia. El empresario reconoce que tuvo que rescatarlo del deterioro después de casi tres décadas, en las cuales tanto el hotel como la planta de aguas estuvieron en arriendo (la última, paralizada por unos 30 años).
La unidad de aguas, totalmente reconstruida y ampliada con maquinaria italiana, así como también la restauración del hotel y la reforestación de zonas aledañas, entre otras inversiones, sumaron una inversión cercana a los US$ 20 millones. Esto también considera una producción mediana de aceite de oliva premium , que el empresario inició hace algún tiempo en un campo de 40 hectáreas en la misma zona (fundo agrícola Jahuel), a partir de olivos centenarios, al igual que las termas, que en octubre de 2012 cumplen un siglo.
Exportaciones
En el caso del agua mineral, Barros ya está mirando hacia el exterior. Asegura que inició contactos para vender agua en Centroamérica y en el norte de África, en donde existe una gran demanda por agua envasada. Europa, agrega, no es mercado, porque es una zona cubierta por grandes operadores. "Estamos en la búsqueda de negocios y haciendo los contactos. A finales de año cerraremos con los primeros envíos", dice Barros.
En Chile, en tanto, las aguas de Jahuel cubren el 1% del mercado, operando con cuatro cadenas de supermercados, tres formatos mayoristas y tres distribuidoras. A esto se suma una serie de restaurantes. Con lo anterior, la firma opera principalmente en las regiones Metropolitana y Quinta.
Barros cuenta que uno de los acontecimientos que hizo conocida esta agua mineral, declarada por decreto como fuente curativa en 1945, fue el lanzamiento del formato de cinco litros tras el terremoto de 2010.
Luego de éste, se envió el producto a zonas afectadas en donde había escasez. A ello se agrega que el año pasado el agua mineral termal de Jahuel fue premiada como la mejor agua mineral de Chile, obteniendo el primer lugar en la Guía de Aguas 2011 del sommelier Marcelo Pino.
En cuanto al tamaño de la planta y pensando en que la empresa busca elevar su cuota de mercado unas cuatro veces en tres años, Barros explica que cuando se reconstruyó se hizo pensando en que se podían agregar nuevas unidades embotelladoras.
El empresario agrega que hoy utilizan agua de sólo una de las cinco fuentes termales a las que tienen acceso para el suministro de la planta y el hotel de las termas. Dicha unidad posee una capacidad de cinco litros por segundo, que por el momento dista mucho de ser utilizada en su totalidad para las aguas minerales. Barros ve un gran espacio de crecimiento para su operación. Esto, considerando que hoy los chilenos sólo consumen 22 litros de agua embotellada por año, versus los cerca de 92 litros que se beben en Argentina o los 115 litros en España.


C. S. J.