martes, 9 de julio de 2013

Alarma en Fukushima por intensa alza de cesio radiactivo cerca del mar

Especialistas detectaron el riesgo en las instalaciones de la planta destruida por el terremoto y maremoto de 2011.



 
TOKIO.- Autoridades de la demolida central nuclear de Fukushima confirmaron este martes que se registró un fuerte incremento de los niveles de cesio radiactivo en un pozo de prueba situado entre lo que resta de los reactores y el océano.

La presencia del nocivo elemento se multiplicó por 90 en apenas tres días, según el reporte oficial entregado por el gerente de la planta.

El nuevo antecedente sobre filtraciones desde Fukushima generó nuevos interrogantes en Japón sobre la propagación de la contaminación.

Según pruebas realizadas el 8 de julio, el agua subterránea en un punto situado a unos 25 metros del mar contenía 9.000 becquereles/litro de cesio 134 y 18.000 becquereles de cesio 137.

Ello muestra un enorme incremento si se compara con los 99 y 210 Bq/l captados tres días antes, respectivamente.

El factor de multiplicación en tan corto lapso es 91 veces en el primer caso y 86 en el segundo.

"Por el momento no estamos en situación de poder decir si el agua contaminada va a parar al mar o no", señaló la empresa Tepco, responsable de la planta.

La compañía prometió reforzar los controles y tomar disposiciones para impedir que se extienda la contaminación de las aguas vecinas, pese a la cadena de incidentes del mismo tipo ocurridos en los últimos años.

Tepco descubrió el 5 de julio en el mismo lugar un nivel enormemente alto de otros elementos radioactivos, entre ellos la presencia del mortal estroncio 90 y otros elementos productores de rayos beta de 900.000 Bq/l.

El 8 de julio, el nivel de esas sustancias era casi idéntico, 890.000 Bq/l, varios miles de veces el tope admitido para el agua marina.

Tepco señaló que el punto de muestreo está situado en el lugar de paso de un tubo donde se habían vertido grandes cantidades de agua contaminada en el mes siguiente de la catástrofe nuclear.

No obstante, apuntó, ello no explicaría el súbito aumento de las cantidades de cesio.

La central Fukushima Daiichi fue arrasada por el sismo y tsunami del 11 de marzo de 2011 en el noreste del archipiélago. En tres de los seis reactores del emplazamiento se fundió combustible, y de ahí la presencia de numerosos elementos radioactivos en los alrededores.