martes, 5 de febrero de 2013

Paseos en yate son el nuevo atractivo turístico de la bahía de Valparaíso


Recorridos duran cerca de tres horas y los turistas pueden participar en la navegación. Incluyen un cóctel a bordo.

Marcel Szanto y Paulina Alvear toman una copa de pisco sour que les ofrecen de la bandeja y brindan mientras ven el atardecer sobre la cubierta de un yate. A pesar de que ambos han vivido toda su vida en Viña del Mar, nunca antes habían paseado en este tipo de embarcaciones. "Hemos recorrido la bahía muchas veces, pero en lancha o en bote a remo. El yate es a vela y es una navegación distinta, más relajante", afirma Paulina.
Ambos son parte de los primeros turistas que optan por este paseo creado por la empresa Aventura Náutica, una iniciativa turística que ofrece un completo recorrido por la bahía de Valparaíso acompañado de un cóctel, por una suma que va desde los $75.000 persona.
Además, los pasajeros de la nave pueden escoger si dedicarse solo a disfrutar del viaje o participar en la navegación. "Eso va a depender de si el grupo es aventurero o no (...) Después de una pequeña charla les enseñamos navegación básica a bordo, las distintas partes del yate, a manejar la vela y el timón", explica Ricardo Allende, quien hace clases de vela hace más de 10 años y es uno de los creadores de la iniciativa.
Las embarcaciones también cuentan con motor, y en caso de no haber el viento necesario para mover el yate, se puede hacer una navegación mixta. Esta flota turística incluye tres veleros, de entre 26 y 40 pies de largo (8 y 12 m), los que tienen una capacidad máxima de entre 6 y 15 personas.
"Desconectarse"
"Esto sirve para desconectarse de la ciudad y para romper la rutina. A bordo del yate el tiempo se pasa muy rápido, y la atención es muy buena y completa. Te tratan como rey y uno comparte con las otras personas que van", afirma Szanto.
El recorrido dura aproximadamente tres horas. Va desde el Muelle Barón hasta el molo de abrigo, ambos en Valparaíso, y luego retorna hacia el norte bordeando las playas Acapulco, Los Marineros y Reñaca, todas en Viña del Mar. Los pasajeros pueden escoger desembarcar en el club de yates de Recreo o en el Muelle Barón en Valparaíso.
El paseo incluye sushi, cebiche y picoteo. Todo esto acompañado con una carta de 22 tragos diferentes. En el caso de querer cenar a bordo del yate, se puede agregar una comida por un costo adicional de $18.000 por persona.
"La idea es que los turistas puedan estar tranquilos a bordo del yate y disfrutar de la carta de tragos", asegura Ricardo Allende, por lo que el servicio también incluye transporte, que pasa a buscar y a dejar a los pasajeros a su lugar de alojamiento.
Seguridad a bordo
Las medidas de seguridad a bordo son indispensables. "Para subir al yate, toda persona debe firmar dos días antes un seguro de vida que va con huella digital, además del chaleco salvavidas", asegura Gabriel Alarcón, otro de los creadores de la empresa.
Las embarcaciones son fiscalizadas por la Gobernación Marítima de la Armada, la que además realiza controles en el mar, durante la navegación, sin aviso previo, agrega Alarcón.
Incluso existe un arnés que se amarra a una cuerda que va de popa a proa, para que la persona caiga sobre la cubierta en vez de caer al agua, en caso de que la embarcación se mueva de forma brusca, sistema que sirve para evitar accidentes con los niños.
Los paseos por la bahía se realizan durante la mañana (10:00 a 13:00 horas) y la tarde (15:00 a 18:00), y también existe un recorrido denominado sunset , a partir de las 19:00 horas, para ver el atardecer en el mar. "Este horario es más romántico y está pensado para las parejas, ideal como panorama para el 14 de febrero", asegura Alarcón.
La iniciativa no solo está pensada para paseos turísticos, también existe la alternativa de realizar actividades de liderazgo a través de la navegación, programa pensado para empresas.

FUENTE: http://diario.elmercurio.com/2013/02/03/nacional/nacional/noticias/f811f4f1-3592-428b-9ced-bdcb6a912ad5.htm